Blog

El consenso no es votación por mayoría

Esto es una sorpresa para aquellos de ustedes que están acostumbrados a votar y luego, si hay más gente a favor de la propuesta que en contra, declaran “consenso”.

Si el voto es muy parejo, digamos 51% a 49%, la única conclusión a que uno puede llegar es que casi la misma cantidad de gente estaba en contra de la propuesta que quienes estaban a favor. Esta situación es una señal de profunda polarización, no de acuerdo ampliamente generalizado.

Aún si el margen de “victoria” es mayor, digamos un 80% de los votos emitidos, el resultado no nos dice nada en cuanto al compromiso de quienes votaron a favor para llevar a la práctica la decisión.

Finalmente, alcanzar el consenso no significa necesariamente que hay unanimidad del 100%. La regla para la toma de decisiones ofrece un conjunto de opciones que incluye más matices que simplemente estar “a favor” o “en contra” de una propuesta. Más importante aún, antes de que se tome la decisión, el proceso requiere que los participantes no sólo aboguen por sus soluciones preferidas sino que también escuchen atentamente las inquietudes de quienes tienen diferentes perspectivas y luego hagan un esfuerzo de buena fe para resolver esas diferencias.

Si estas ideas te parecen interesantes o desafiantes, puedes aprender más en mi libro recién publicado, Introducción al Consenso.

Sigamos bregando para encontrar formas de tomar decisiones que nos lleven hacia el mundo en que queremos vivir.

Artículos relacionados

[Nuevo libro] Introducción al Consenso

Mi libro recién publicado, Introducción al Consenso, está disponible ahora en impresión rústica, eBook y PDF.

introducción al consenso

Este es un breve resumen de cómo se gestó el libro – un caso de estudio sobre la manera en que suceden los cambios profundos, paso a paso.

Pre-consenso. En los años 80, soy una maestra de yoga y eco-activista de Chicago, totalmente ajena a las dinámicas de la toma de decisiones en grupo.

1991. En una reunión en Ann Arbor, Michigan, veo un proceso de consenso facilitado por primera vez. Curiosa, me pregunto, “Qué píldora mágica tomaron los participantes que los puso tan concentrados y colaborativos?”

1992. Durante una capacitación de una semana en facilitación de consenso con Caroline Estes en Traverse City, Michigan, empiezo a comprender los valores y la estructura sobre los que se basa el proceso. Fascinada y aterrada, pienso, “¿Yo podría hacer esto?”

1993. Probando la teoría, aplicando el consenso con “Wild Onion Alliance,” nuestro grupo bioregional local, experimento el poder del método que estamos usando. Empiezo a preguntarme “¿Podría yo aportar más cambio positivo al mundo como facilitadora de consenso que como maestra de yoga?”

1994. Empiezo a enseñar en talleres de consenso en inglés. Ahora mi desafío es “¿Cómo transmitir la esencia de la toma de decisiones por consenso a gente que sólo conoce la votación por mayoría?”

1995. México. Los primeros talleres en México (en inglés con traducción). Mi diálogo interno transcurre por la reflexión de “¿En qué me metí ahora?”

2000. Primeros talleres en Argentina y Uruguay (en español rudimentario). ¿Tienen algún sentido estos conceptos en países que han pasado recientemente por dictaduras o gobiernos militares?

El material de este libro surgió de aquellos primeros años de aprender haciendo, aprender observando a otros facilitadores en su trabajo, y aprender enseñando en comunidades y grupos pequeños en USA, Europa y América Latina. A veces me encuentro con gente que todavía tiene (y valora) el material simple que yo distribuía entonces.

Introducción al Consenso contiene aquellas enseñanzas originales, más una guía para facilitar el proceso de consenso. Estoy ofreciendo nuevamente este material, porque la necesidad de mejores maneras de tomar decisiones en todos los niveles de la sociedad nunca ha sido más grande. El proceso de consenso definitivamente no es una panacea, pero es un buen lugar para empezar a cambiar el paradigma.

¡Mis mejores deseos para tu viaje de aprendizaje hacia el trabajo en grupos más colaborativo y productivo!

Pide tu ejemplar en impresión rústica, eBook o PDF aquí

Artículos relacionados

Error 5 de reuniones que pierden el tiempo: Muchas palabras y nada de acción

Este es el quinto de cinco mensajes acerca de los errores comunes que hacen que las reuniones sean aburridas y poco productivas. Puedes ver la lista completa en nuestra nueva guía gratuita: Excelentes Reuniones de Trabajo.

Error 5. Muchas palabras y nada de acción

Las reuniones de trabajo no son exclusivamente para hablar… y hablar… y hablar sin llegar a ninguna conclusión. Para evitar la fuga de tiempo y energía producida por discursos interminables, tienes que definir de antemano el objetivo (como se menciona en Error 1). ¿Qué se espera del grupo en esta sesión? ¿Generar ideas? ¿Evaluar opciones? ¿Tomar una decisión? Sin claridad sobre el objetivo, no se sabe cuándo se puede cerrar la discusión y avanzar a otro tema – o dar por concluida la reunión.

Pero antes de cambiar el tema o terminar la reunión, es importante resumir lo que se ha logrado hasta ese momento, definir los próximos pasos, especificando quién es responsable y cuál es el plazo.

Ejemplo de palabras excesivas sin resultado: Permitir que unas cuantas personas (ya sabes quiénes son), dominen la discusión, repitiendo su punto de vista una y otra vez, sin proponer nuevas perspectivas o soluciones.

Ejemplo de control efectivo de los habladores: Respetuosa pero firmemente interrumpir a la persona que se repite, resumir la esencia de su discurso y luego invitar a otra persona a tomar la palabra.

Beneficios de corregir este error

  • Muestra cómo se va a lograr el objetivo propuesto.
  • El mayor realismo en el uso del tiempo en la agenda hace posible superar las resistencias para asistir a las reuniones.
  • Se evitan desvíos en la discusión.
  • Ver que los temas se tratan de manera sistemática genera confianza en el proceso.

En la práctica: En la minuta de la reunión incluir los puntos clave de la discusión (no cada palabra) y los compromisos asumidos para el seguimiento de los temas discutidos. Enviar las minutas a cada participante inmediatamente después de la reunión y analizar los avances en la siguiente reunión.

Tip de facilitación: Establecer una norma de “Nadie habla dos veces sobre un tema hasta que todos los que quieran tengan la oportunidad de intervenir”. Y otra norma que dice: “Buscar la solución”.

Después de escuchar varias opiniones sobre el tema, pregunta: “¿Alguien tiene una propuesta?”


¿Quieres conocer los otros cuatro errores comunes? Descarga la guía gratuita “Excelentes Reuniones de Trabajo” aquí

Artículos relacionados

Error 4 de reuniones que pierden el tiempo: No contar con agenda por escrito

Este es el cuarto de cinco mensajes acerca de los errores comunes que hacen que las reuniones sean aburridas y poco productivas. Puedes ver la lista completa en nuestra nueva guía gratuita: Excelentes Reuniones de Trabajo.

Error 4. No contar con agenda por escrito

Si quieres que tu personal llegue puntualmente, listo para contribuir al objetivo que se señaló en la convocatoria, es necesario preparar una agenda con anticipación y de ser posible, circularla como mínimo 24 horas antes del día de la reunión.

Características de una agenda mal hecha: La mayoría del tiempo se dedica a escuchar informes. Falta de antecedentes sobre un tema clave y/o que nadie esté preparado para presentarlo. Cantidad poco realista de temas en la agenda.

Características de una agenda bien preparada: Los temas están priorizados, con los importantes, urgentes y/o controvertidos al principio, no al final. Los temas relacionados están agrupados. Los temas que no caben en la agenda por motivos de tiempo, o porque no se han preparado, se incluyen en una lista separada de “asuntos pendientes”.

Beneficios de corregir este error

  • Muestra cómo se va a lograr el objetivo propuesto.
  • El mayor realismo en el uso del tiempo en la agenda hace posible superar las resistencias para asistir a las reuniones.
  • Se evitan desvíos en la discusión.
  • Ver que los temas se tratan de manera sistemática genera confianza en el proceso.

En la práctica: Programa tu tiempo para planificar la agenda, de preferencia varios días antes de la reunión. De ser necesario, consulta con otros para escoger y ordenar los temas prioritarios.

Tip de facilitación: Marca o tacha en la agenda los temas que ya han sido tratados.

Tener la agenda visible al inicio de la reunión transmite el mensaje: ¡Estamos aquí para trabajar!


¿Quieres conocer los otros cuatro errores comunes? Descarga la guía gratuita “Excelentes Reuniones de Trabajo” aquí

Artículos relacionados

Error 3 de reuniones que pierden el tiempo: Empezar y terminar tarde

Este es el tercero de cinco mensajes acerca de los errores comunes que hacen que las reuniones sean aburridas y poco productivas. Puedes ver la lista completa en nuestra nueva guía gratuita: Excelentes Reuniones de Trabajo.

Error 3. Empezar y terminar tarde

En muchas organizaciones la falta de puntualidad en el inicio y el cierre de una reunión de trabajo es un error tan común que ya se ha convertido en una norma. Algunos participantes llegan a la hora indicada… y tienen que esperar a quienes llegan tarde. Los que se demoran, pueden pensar que su presencia no es realmente necesaria. O tal vez piensan que las demás cosas que tienen que hacer son de mayor importancia. Mientras, se desperdicia el tiempo, la energía se dispersa y el costo de oportunidad de reunir al grupo crece con cada minuto que pasa.

Es responsabilidad del líder aclarar la hora del inicio y de cierre de cada reunión – y luego respetar ese compromiso.

Ejemplo de un mensaje equivocado con relación a la puntualidad en las reuniones: A la hora anunciada para el inicio de la reunión, tú, el líder, no has llegado.

Ejemplo de un mensaje atinado con respecto a la puntualidad en una reunión: Estar parado en la puerta del salón de juntas, saludando a cada participante. A la hora indicada, cerrar la puerta y comenzar con el primer punto en la agenda.

Beneficios de corregir este error

  • Construir una cultura de respeto del tiempo de los demás
  • Mejorar la eficiencia y efectividad de las reuniones
  • Permitir que los participantes programen sus actividades post-reunión con mayor certeza

En la práctica: Si en tu organización o equipo, la falta de puntualidad en las reuniones se ha convertido en la norma, tienes que enviar un mensaje claro de que las reglas han cambiado – y repetirlo tantas veces como sea necesario hasta que el cambio esté arraigado.

Tip de facilitación: Prepara la sala con anticipación. Asegúrate de tener todos los elementos que se van a necesitar dentro de la sala (material impreso, papelógrafo o pizarrón, proyector, pantalla, marcadores, etc.) antes de la llegada de los participantes.

Tu equipo tiene más cosas que hacer que asistir a tus reuniones. ¡Respeta su tiempo!


¿Quieres conocer los otros cuatro errores comunes? Descarga la guía gratuita “Excelentes Reuniones de Trabajo” aquí

Artículos relacionados

Página 12 de 17« Primera...1011121314...Última »
iifac logo

linkedinfacebooktwittergoogle+youtube

Inicio     |     Acerca de IIFAC     |     Preguntas Frecuentes     |     Servicios     |     Productos     |     Recursos gratuitos     |     Contacto

Calle Doctores no. 99A casa 8, Colonia Lomas de Jiutepec. Jiutepec, Morelos CP. 62566 | Teléfono: (+52) 777 320 6712

Nuestro logo muestra un glifo Azteca que representa el sol. Esta imagen dorada evoca su poder transformador y nos recuerda la rica historia y cultura de México.