De Japón a Jamaica – ¡donde la facilitación florece!

Como muchos de ustedes saben, viajo mucho por cuestiones de trabajo, y este año está iniciando de una manera particularmente exótica. Salgo a fines de esta semana rumbo a Tokio, donde voy a participar de la asamblea anual de la Junta Directiva de la Asociación Internacional de Facilitadores (IAF). Dado que nuestra nutrida agenda va a dejar muy poco tiempo para ver algo más que el hotel, algunos colegas y yo nos vamos a quedar tres días más para explorar la ciudad.

Si alguien tiene sugerencias acerca de dónde ir, qué comer, u otros consejos para disfrutar Japón, por favor, ¡escríbanme!

Dado que mi papel en la Junta Directiva de la IAF es el de Directora para América Latina y el Caribe, voy a viajar a Jamaica a fin de febrero, para participar de la primera conferencia de la IAF a llevarse a cabo en ese país. Con el título de El Arte y el Dominio de la Facilitación: PODER – PASIÓN – PROPÓSITO, el evento promete ser tan inspirador como entretenido.

Para quienes no puedan viajar a Kingston, el programa también incluye un taller virtual de dos semanas previo a la conferencia sobre el tema El Facilitador Virtual.

Para más información, visita http://iafj2013.wordpress.com.

NOTA: El plazo para la tarifa especial por registro anticipado para esta conferencia ha sido extendido hasta el 18 de enero–aprovecha para reservar tu lugar ahora.

Voy a publicar fotos y noticias de mis viajes en la página de Facebook de IIFAC.

¡Estaremos en contacto!

Publica tus comentarios acerca de Japón o Jamaica

2013-01-16T16:19:20+00:00 Por |

About the autor:

Beatrice Briggs es fundadora y directora del Instituto Internacional de Facilitación y Cambio, una empresa consultora con sede en México. Facilitadora Profesional Certificada, ella pone sus años de experiencia al servicio de los líderes que quieren hacer que sus reuniones valgan el tiempo, el talento y el dinero invertido en ellas. Nativa de los Estados Unidos, Beatrice vive en México desde 1998, trabajando en inglés y español para aliviar el sufrimiento causado por malas reuniones donde sea que ocurran.