Cinco cosas que me encantan de ser facilitadora

Cinco cosas que me encantan de ser facilitadora

  1. La expresión de perplejidad en la cara de las personas cuando les digo lo que hago. Por supuesto, a menudo deseo que la facilitación de grupos fuese una ocupación que la gente comprendiera rápidamente. Pero me encanta el “momento de enseñanza” que surge cuando alguien pregunta “¿Facilitadora? ¿Eso qué es?”
  2. El alivio que sienten los organizadores de reuniones y conferencias cuando acepto ayudarles a planificar y facilitar su evento. Estos clientes están fascinados con que un profesional certificado los asesore sobre la forma de hacer su reunión tanto participativa como productiva.
  3. El cauto optimismo de los participantes de la reunión cuando doy un paso y me presento al inicio de un evento. Esta gente tiene la esperanza de que yo ayude a que se aproveche su tiempo, se respeten sus intervenciones, y los salve de la “muerte por PowerPoint”.
  4. El murmullo de la conversación cuando los participantes de la reunión empiezan a compartir ideas. El momento en que la corriente de información deja de surgir del frente de la sala para brotar de los corazones y de las mentes de los presentes siempre me provoca una sonrisa de satisfacción. La esencia de mi trabajo es crear las condiciones que hacen posibles las conversaciones sustanciosas.
  5. El silencio ponderativo que precede al momento en que un grupo toma una decisión. Una vez que se ha presentado la información pertinente, se han compartido opiniones apasionadas, y la propuesta en discusión ha sido pulida por la sabiduría colectiva de los presentes, llega el momento en que, como facilitadora, digo “¿Estamos listos para tomar una decisión?” Esto es lo que separa el hablar del hacer, la conversación del compromiso. El silencio está lleno de posibilidades.

¡Gracias!

2018-03-12T17:22:14+00:00 Por |

About the autor:

Beatrice Briggs es fundadora y directora del Instituto Internacional de Facilitación y Cambio, una empresa consultora con sede en México. Facilitadora Profesional Certificada, ella pone sus años de experiencia al servicio de los líderes que quieren hacer que sus reuniones valgan el tiempo, el talento y el dinero invertido en ellas. Nativa de los Estados Unidos, Beatrice vive en México desde 1998, trabajando en inglés y español para aliviar el sufrimiento causado por malas reuniones donde sea que ocurran.