El consenso no es votación por mayoría

Esto es una sorpresa para aquellos de ustedes que están acostumbrados a votar y luego, si hay más gente a favor de la propuesta que en contra, declaran “consenso”.

Si el voto es muy parejo, digamos 51% a 49%, la única conclusión a que uno puede llegar es que casi la misma cantidad de gente estaba en contra de la propuesta que quienes estaban a favor. Esta situación es una señal de profunda polarización, no de acuerdo ampliamente generalizado.

Aún si el margen de “victoria” es mayor, digamos un 80% de los votos emitidos, el resultado no nos dice nada en cuanto al compromiso de quienes votaron a favor para llevar a la práctica la decisión.

Finalmente, alcanzar el consenso no significa necesariamente que hay unanimidad del 100%. La regla para la toma de decisiones ofrece un conjunto de opciones que incluye más matices que simplemente estar “a favor” o “en contra” de una propuesta. Más importante aún, antes de que se tome la decisión, el proceso requiere que los participantes no sólo aboguen por sus soluciones preferidas sino que también escuchen atentamente las inquietudes de quienes tienen diferentes perspectivas y luego hagan un esfuerzo de buena fe para resolver esas diferencias.

Si estas ideas te parecen interesantes o desafiantes, puedes aprender más en mi libro recién publicado, Introducción al Consenso.

Sigamos bregando para encontrar formas de tomar decisiones que nos lleven hacia el mundo en que queremos vivir.

2013-07-05T14:44:29+00:00 Por |

About the autor:

Beatrice Briggs es fundadora y directora del Instituto Internacional de Facilitación y Cambio, una empresa consultora con sede en México. Facilitadora Profesional Certificada, ella pone sus años de experiencia al servicio de los líderes que quieren hacer que sus reuniones valgan el tiempo, el talento y el dinero invertido en ellas. Nativa de los Estados Unidos, Beatrice vive en México desde 1998, trabajando en inglés y español para aliviar el sufrimiento causado por malas reuniones donde sea que ocurran.