Este es el primero de cinco mensajes acerca de los errores comunes que hacen que las reuniones sean aburridas y poco productivas. Puedes ver la lista completa en nuestra nueva guía gratuita: Excelentes Reuniones de Trabajo.

Si el objetivo principal de la reunión no es claro, los participantes no pueden entender por qué tienen que estar presentes. O puedes convocar a las personas equivocadas.

Ejemplo de un objetivo poco claro es: Esta es una reunión del área de administración.

Ejemplo de un objetivo más claro es: La intención es analizar la propuesta de una nueva política de facturación y preparar nuestros comentarios sobre ésta.

Beneficios de corregir este error:

  • Facilitar la planificación de una agenda enfocada a resultados
  • Priorizar el uso del tiempo
  • Asegurar que se convoca a las personas indicadas
  • Evitar desvíos en la discusión
  • Aumentar la probabilidad de lograr el objetivo

En la práctica: Explica el objetivo al comienzo de la reunión y de qué manera se espera que cada persona contribuya a la discusión. ¿Esperas que generen ideas? ¿Ofrezcan comentarios? ¿Tomar una decisión? Asegúrate de que las expectativas sean compartidas.

Tip de facilitación: Escribe el objetivo en el pizarrón blanco o papelógrafo y mantenlo visible durante la reunión.

Si no puedes definir el propósito de la reunión, ¡cancélala!

¿Quieres conocer los otros cuatro errores comunes? Descarga la guía gratuita “Excelentes Reuniones de Trabajo” aquí